Niño cubano que murió en el Darién fue enterrado en la selva. Sin noticias de los familiares

Noticias Video

En las últimas horas la Defensoría del Pueblo informó que ante el grado de descomposición del cuerpo y la no presencia de funcionarios, los guías de la zona decidieron sepultar al niño cubano de 14 años que falleció en el Tapón del Darién, cuando intentaba cruzar con su familia hacía Panamá, a 50 metros de la desembocadura de la quebrada la Resbalosa al río Muerto, reporta Radio Nacional de Colombia.

Este menor era uno de los sobrevivientes del naufragio del pasado 10 de octubre, de una embarcación que llevaba migrantes de Necoclí a Panamá, en el que murió su madre, además de tres mujeres, dos haitianas y una cubana. También seis personas resultaron desaparecidas, entre ellos tres menores de edad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: “Miedo en las familias”, el contundente mensaje de cubanos por la reunificación familiar

“Como seguimiento al caso del menor de edad cubano que murió al atravesar el #TapónDelDarién, hemos conocido, a través de nuestra Regional Urabá Darién, que su nombre era Bryan Rommel Corrales Bravo”, informó la Defensoría.

De igual forma, la entidad señaló que el resto de la familia del menor continuó su tránsito hacia Panamá y esperan tener contacto con ellos, mediante defensores comunitarios, cuando arriben a ese país.

De acuerdo con el defensor del Pueblo, Carlos Camargo, en reciente entrevista con Colprensa, 95 mil migrantes, de los cuales cerca de 19 mil son menores de edad, han transitado por el cruce de la frontera entre Colombia y Panamá en lo que va corrido de 2021.

“Esperamos que mañana, con nuestros defensores comunitarios, podamos tener nuevamente contacto con la familia de Brayan, cuando ellos lleguen a Panamá”, declaró la Personería de Acandí al diario El Tiempo.

Al menor, que murió tras haber sobrevivido, el pasado 10 de octubre, a un naufragio en el que pereció su madre, Lisandra Bravo Alarcón, lo acompañaban en la travesía su padre, Raunel, su hermana de cinco años, sus abuelos y un tío maternos.

De ellos no se sabe nada preciso desde hace cuatro días, cuenta María Caridad Cemino, tía de Lisandra que reside en Estados Unidos, cuyas palabras y lágrimas evidencian la desesperación, recoge el diario 14ymedio.

“Mi familia está loca, mi familia no tiene consuelo”, dice Cemino en una entrevista con el periodista de América TeVé Mario J. Pentón. Al borde de las lágrimas, la mujer cuenta cómo salieron de Cuba en 2018 y, al no poder cruzar por Nicaragua “porque estaba en guerra” (las protestas cívicas contra Daniel Ortega que fueron contestadas con una dura represión), decidieron ir a Chile.

Hace unos meses, la fallecida Lisandra, su esposo y sus hijos, más sus padres y su hermano, decidieron encaminarse a Estados Unidos, donde ya había logrado llegar parte de la familia de la madre, entre ellos María Caridad Cemino.

En el Darién, como tantos otros cubanos, encontraron la perdición. “Llegaron a Colombia, allí contactaron a alguien que los iba a trasladar hacia Panamá y estando allí le pidieron 500 dólares a cada uno por pasarlos en una lancha”, narra Cemino.

“Estas personas, sin escrúpulos de ningún tipo, metieron a más personas de las que tenían que llevar en la lancha y mi sobrina Lisandra no alcanzó chaleco salvavidas”.

La embarcación volcó en la madrugada y Lisandra se ahogó. Los familiares sobrevivientes tuvieron que usar su cadáver como tabla salvavidas, en mitad del acecho de tiburones, hasta que fueron rescatados. En tierra la enterraron, junto a dos haitianas también fallecidas en el agua.

Estuvieron 18 días en Acandí, donde fueron ingresados en un hospital por la condición en la que se encontraban. “La niña de cinco años estuvo muy malita, las quemaduras fueron tremendas, de tanto sol estaban deshidratados”, detalla Cemino.

“Después de tanta tristeza y tanto dolor, de tener que dejar a mi sobrina por allá, no quedaba otra que seguir”, continúa. “De ahí, en un pueblecito cercano les dijeron que iban a facilitar cosas para su travesía para que la pasaran algo mejor, pero al contrario: los lanzaron a la muerte, porque tuvieron que pasar por lugares muy malos”.

Cemino asegura que Brayan era un niño sano, normal. “Parece que se sintió mal en la subida de la loma y no alcanzó a llegar”.

Los familiares llamaron a Cemino alterados para que ella se pusiera en contacto con alguna organización de derechos humanos en Colombia, pero no pudieron hacer nada. Ahora, dice la mujer, devastada, “solo le pido a Dios que cuando lleguen a Panamá me los ayuden después de tanta tragedia”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Gobierno de Biden: Las “circunstancias cambiaron” en la política hacia Cuba

Embajada de EEUU hace solicitud a Cuba tras las declaraciones de Díaz-Canel

El fuego cruzado sigue: EEUU incumple con “un mínimo de 20.000 visas anuales”

Siguen las tensiones entre Cuba y EEUU y esta vez le volvió a tocar a la Embajada

EEUU nombra a dos nuevos líderes al frente de la investigación del síndrome de La Habana

Siguen los roces: EEUU advierte a Cuba que habrá más sanciones sino “cesa la represión”

Blinken: “EEUU llegará hasta el final en la investigación sobre el Síndrome de La Habana”

En nuestro canal de YouTube MigraUsa News también podrás encontrar noticias y tips:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.