EEUU: Sin entrada legal, los nuevos inmigrantes cubanos están atrapados en un limbo

EEUU: Sin entrada legal, los nuevos inmigrantes cubanos están atrapados en un limbo

Una dramática oleada de nuevos cubanos que cruzan la frontera sur de Estados Unidos está encontrando una recepción muy diferente a la que estaban acostumbrados los emigrantes de la isla, recoge un reportaje de Univision Noticias.

Como resultado de los cambios en las normas de inmigración de Estados Unidos en los últimos años, la mayoría de los cubanos ya no reciben documentos de entrada legal como era antes y que les facilitaba ajustar sus estatus al año y un día de permanencia.

Hasta finales de 2016 todos recibían un parole junto con un formulario I-94 al momento de cruzar la frontera, recuerda la televisora.

Tras cambios en la ley y reglamentos ahora son detenidos. Algunos son deportados bajo el Título 42 por la pandemia y otros son expulsados bajo el Título 8 de la Ley de Inmigración porque son inadmisibles, por ejemplo, debido a que tienen antecedentes criminales.

“Algunos de estos que tienen familia y vienen en busca de asilo, les dan un parole, una carta, documento que les permite ingresar para luego dar comienzo a un proceso migratorio de ajuste”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

“Aunque también se ha visto que incluso teniendo familia no les dan parole y solo reciben una Notificación de Comparecencia (NTA) para ir ante un tribunal de inmigración y un juez decida sus futuros en el país”, agrega.

Guerrero también dijo que al grupo integrado por solteros “no se les otorga el parole y quienes no son rechazados bajo el Título 42 o el Título 8 también reciben una NTA y les niegan el parole”.

Confusión en los tribunales de inmigración sobre los casos de Cuba

Mientras tanto, los jueces de inmigración no tienen claro si estos cubanos serán elegibles para convertirse en residentes permanentes después de un año y un día, como lo hicieron los que llegaron anteriormente bajo la Ley de Ajuste Cubano de 1966, que otorga un estatus especial a los refugiados que huyen de la Cuba comunista.

Sin la libertad condicional bajo el estatus de parole, decenas de miles de cubanos se encuentran en riesgo de deportación. También se quedan sin poder obtener licencias de conducir o permisos de trabajo, vitales para ayudarles a reiniciar sus vidas.

Desde octubre, un récord de 178 mil 000 migrantes cubanos ha entrado al país, sobre todo a lo largo de la frontera sur, entregándose a los agentes de Aduanas y de la Patrulla Fronteriza después de cruzar ilegalmente el Río Grande o de sortear la valla fronteriza, en lugar de buscar la entrada legal en los pasos fronterizos.

” Estas personas están varadas. Están en el aire. Que se queden y que trabajen y contribuyan a la sociedad y a la economía con sus impuestos”, dijo Raúl González, director general de Integrum Medical Group, que presta servicios médicos y legales a los inmigrantes.

“Si los dejaste entrar, ayúdales a tener un estatus legal. Si no, están forzados a buscar un trabajo ‘por la izquierda'”, añadió González, un médico de 49 años que nació en Cuba y llegó a Estados Unidos en 2008 con un visado de reunificación familiar tras siete intentos fallidos de salir por mar en balsa.

Falta de uniformidad en los documentos emitidos por el DHS

Para complicar aún más las cosas, muchos migrantes cubanos a los que se les permitió entrar en el país con libertad condicional, o parole, sólo lo obtuvieron 30, 60 o 100 días.

Debido a los retrasos en la tramitación de los documentos por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), se ha hecho prácticamente imposible recibir permisos de trabajo y de conducir en menos de seis meses, mucho después de que caduque el parole.

“No hay consistencia. En diferentes lugares de la frontera se expiden documentos diferentes”, dijo David Claros, abogado gerente de Church World Service, que ofrece servicios legales para inmigrantes en Miami.

Esto ha obligado a muchos cubanos a solicitar asilo político, una vía mucho más difícil y costosa para obtener un estatus legal, pero con una ventaja clave. Un solicitante de asilo puede pedir el permiso de conducir y el permiso de trabajo 150 días después de que su caso haya sido aceptado en el sistema, aunque pueda tardar uno o dos años en ser adjudicado.

Según la Ley de Ajuste Cubano, cualquier cubano que reciba parole en el país puede solicitar automáticamente la residencia tras un año en el país, lo que hace que el caso de asilo sea redundante.

Sólo un 20% de los nuevos cubanos que llegan reciben la tarjeta de parole, mientras que la gran mayoría son detenidos para su deportación, dicen los defensores de la inmigración y los abogados.

Debido al hacinamiento en los centros de detención, la mayoría están siendo liberados rápidamente con un formulario I-220a, conocido como ‘Orden de Liberación bajo Reconocimiento’.

Eso les permite entrar temporalmente en el país “bajo supervisión”, ya sea con una pulsera en el tobillo o con un programa de monitoreo de la aplicación telefónica ‘SmartLINK’ que utiliza el reconocimiento facial para confirmar la identidad y programar los controles con los agentes de la Patrulla Fronteriza.

En Florida, los inmigrantes recién llegados pueden inscribirse en Medicaid y recibir estipendios mensuales en efectivo de 180 dólares (303 dólares para una familia de tres miembros), así como cupones de alimentos de 250 dólares por persona durante un máximo de tres meses.

Las consecuencias del fin de ‘pies secos, pies mojados’

El cambio en el estatus migratorio de los cubanos que llegan proviene de la decisión en 2017 del gobierno de Barack Obama de poner fin a la política de ‘pies secos, pies mojados’, que duró 20 años y que permitía a la mayoría de los cubanos que llegaban a suelo estadounidense quedarse y convertirse en residentes permanentes legales, a pesar de no haber entrado legalmente en el país.

El presidente Donald Trump agravó el problema al reprimir las solicitudes de asilo en la frontera y adoptar la política de “Quédate en México’, o MPP, cerrando efectivamente la frontera a todos, excepto a los ciudadanos estadounidenses y a los que tienen visados preemitidos.

En virtud de la Ley de Ajuste Cubano, sólo se permite solicitar asilo a las personas debidamente “inspeccionadas” y “admitidas” en el país. Normalmente, esto se refiere a los cubanos que entran en el país por los pasos fronterizos legales atendidos por agentes de Aduanas y de la Patrulla Fronteriza.

Pero con los cruces fronterizos efectivamente cerrados a los migrantes y las peligrosas condiciones en México, donde los migrantes son fácilmente presa de las bandas criminales y los carteles, la mayoría de los migrantes optan por cruzar la frontera ilegalmente y entregarse a los agentes que patrullan la frontera.

El limbo legal se debate actualmente en los tribunales de inmigración. Un juez de Miami, Timothy Cole, redactó un fallo en abril en el que argumentaba que cualquier inmigrante liberado de la detención sin una orden de deportación está recibiendo efectivamente el estatus de parole, según la Ley de Inmigración y Nacionalidad, y debería poder intentar ajustar su estatus y obtener la residencia permanente, la ‘tarjeta verde’.

“Eso cambiaría las cosas totalmente. El argumento tiene mucho sentido. No hay otra forma de liberar a alguien que no sea con parole”, dijo Claros.

“Las implicaciones van más allá de los cubanos”, añadió, señalando que podría aplicarse a los ciudadanos de otros países que entren en el país sin una tarjeta I-94.

Solo el DHS puede otrogar el parole, según el gobierno

Pero el DHS respondió recientemente en otro caso, el 26 de julio, que el gobierno tiene la “única discreción” para decidir quién puede entrar legalmente con parole. Argumentar lo contrario es “absurdo”, añadió. “El Congreso no pretendía que todos los no ciudadanos fueran elegibles para beneficiarse del parole”, añadió.

La mayoría de los cubanos acaba en el sur de Florida, donde se encuentra la mayor población de exiliados cubanos del país, que históricamente ha sido una fuerza política importante para el Partido Republicano.

La oleada de inmigrantes ha puesto a los influyentes políticos cubanoamericanos de Florida en un dilema, ya que, por un lado, quieren dar la impresión de ser duros con la inmigración ilegal y, por otro, no quieren abandonar a sus compatriotas.

“Esto va a ser peor que el Mariel”, dice la vicegobernadoa de Florida

La vicegobernadora de Florida, Jeanette Núñez, que es hija de padres cubanos, creó una tormenta en Twitter el viernes pasado cuando concedió una entrevista a una emisora de radio de Miami en la que culpó a la administración de Biden de permitir que la última oleada de cubanos entrara ilegalmente en el país, y propuso enviarlos en autobuses al estado natal de Biden, Delaware.

“Esos números que han entrado por la frontera desde Cuba pueden estar completamente seguros de que donde quieren llegar, el lugar final al que quieren ir es Florida”, dijo Núñez. “Esto va a ser peor que el Mariel”, dijo refiriéndose a la famosa oleada de 1980 que llevó a 120 mil cubanos a Miami, incluyendo a algunos criminales que Fidel Castro dejó salir de la cárcel.

“No hacer nada no es una opción”, añadió, sugiriendo que el gobernador Ron DeSantis “los va a enviar, francamente, al estado de Delaware, al estado del presidente”, añadió.

DeSantis, ha defendido anteriormente el uso de fondos estatales para expulsar a los “extranjeros no autorizados” del estado. También desplegó docenas de agentes de Florida en la frontera, en gran medida para hacer frente a la afluencia de haitianos que se dirigen a Florida.

Al final, es probable que casi todos los cubanos sean aceptados legalmente y se les permita solicitar la residencia, dijo Wilfredo Allen, un veterano abogado cubanoamericano en Miami.

“El problema con Cuba es esto; la realidad de la vida. Deportar a Cuba es virtualmente imposible. Más temprano que tarde, todos los cubanos que han entrado, que no tienen delitos criminales y que han cometido fraude, van a calificar y van a obtener residencia”, dijo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Con 82 años y apoyándose de un bastón, un cubano logra cruzar a EEUU por Arizona (video)

Cubana muere de un infarto dentro de un bus camino a la frontera norte de México (video)

Desfile de cubanos entregándose en Eagle Pass, Texas después de cruzar el río Bravo (video)

Hermanos cubanos después de 55 años separados se reencuentran en Miami (video)

Con 82 años y juntos a su nieto, esta abuela cubana cruzó el río Bravo y llegó a EEUU

“Se me murieron”: el llanto de un cubano tras ver a su esposa e hijo ahogarse en el río Bravo (video)

Cubanos con niños fueron impedidos de cruzar hacia EEUU por el río Bravo (video)

Emotivo abrazo de un padre cubano de 70 años a su hijo en EEUU tras una larga travesía (video)

El cubano que perdió a su esposa al cruzar la frontera la sigue buscando en el río Bravo (video)

Mueren tres migrantes cubanos en un accidente de tránsito en Veracruz (video)

México: descubren tráiler con 82 cubanos cerca de EU e inician proceso por tráfico de migrantes

Entre lágrimas y muy nerviosa, cubana cruza el río Bravo para llegar a EEUU (video)

Aumenta el flujo de cubanos hacia EEUU; México tratará crisis migratoria con Cuba

El niño ahogado, hijo del cubano, tenía dos tumores y su padre emigró para ayudarlo (video)

Cubanos logran salir de la isla en una lancha rápida por Pinar del Río (video)

Hijo de 4 años y esposa de migrante cubano mueren ahogados al cruzar a EEUU

En nuestro canal de YouTube News MigraUsa también podrás encontrar noticias y tips:

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.