EEUU: Anuncian importante cambio para solicitantes de asilo que entran por la frontera

Noticias

Un tribunal federal emitió una decisión el 7 de febrero que invalida dos regulaciones de la era Trump que restringían el acceso a los permisos de trabajo para los solicitantes de asilo, informa el sitio Inmigation Impact.

En su decisión, la jueza Beryl Howell del Tribunal de Distrito del Distrito de Columbia concluyó que Chad Wolf no se había desempeñado legalmente como secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) cuando emitió las dos reglamentaciones, por lo que las reglamentaciones quedaron anuladas desde el comienzo.

El caso, AsylumWorks v. Mayorkas, fue presentado por un grupo de solicitantes de asilo afectados y tres organizaciones que argumentaron que las reglas interferían con sus misiones de brindar servicios sociales y otro tipo de asistencia a los solicitantes de asilo.

La decisión restablece el acceso a los permisos de trabajo, o documentos de autorización de empleo (EAD), para los solicitantes de asilo a quienes se les prohibió la autorización de empleo o cuyos permisos de trabajo se retrasaron debido a las regulaciones.

DHS emitió las dos regulaciones impugnadas en AsylumWorks en junio de 2020. La primera regla, conocida como la “Regla de derogación de la línea de tiempo”, eliminó el plazo de 30 días del gobierno para adjudicar las solicitudes iniciales de permisos de trabajo de los solicitantes de asilo.

La segunda regulación, la “Regla de la barra de EAD”, impuso una serie de restricciones a la elegibilidad para permisos de trabajo. Esto incluyó la prohibición de permisos de trabajo para los solicitantes de asilo que ingresaron sin inspección y aquellos que se consideró que habían “retrasado” sus solicitudes de asilo.

La regulación también duplicó con creces la cantidad de tiempo que los solicitantes de asilo tenían que esperar para solicitar permisos de trabajo después de solicitar asilo, de 150 días a un año.

La decisión de AsylumWorks es otro paso importante para deshacer la serie de ataques de la administración Trump contra los solicitantes de asilo.

La anulación de las dos regulaciones restaura la dignidad de los solicitantes de asilo al eliminar las barreras innecesarias a la elegibilidad de empleo mientras esperan una decisión sobre sus solicitudes de asilo, un proceso que puede llevar años en los atrasados ​​tribunales de inmigración.

La restauración también consiste, según el abogado Aníbal Romero en que “las personas que entraron por frontera, y piden o pidieron ASILO, ya no tienen que esperar un año para aplicar al permiso de trabajo. A los 6 meses de presentar su asilo aplica ahora“.

También garantiza que los solicitantes de asilo puedan acceder a otros beneficios cruciales que a menudo dependen de un permiso de trabajo, como una licencia de conducir.

El gobierno no ha indicado si apelará la decisión ante el Circuito de DC o buscará una suspensión, o cómo implementará la decisión. Pero por ahora, los solicitantes de asilo deberían poder solicitar una autorización de trabajo sin las restricciones perjudiciales impuestas por estas normas.

Por otra parte, a inicios de febrero las autoridades de EEUU extendieron hasta dos años la validez de los permisos de trabajo para los asilados, los refugiados, las personas cuya deportación está suspendida y las víctimas de violencia contra las mujeres debido a las congestiones en las cortes y las oficinas migratorias, reportó la agencia EFE, según reseña Los Angeles Times.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) anunció la extensión para “reducir la carga tanto de la agencia como del público”.

La agencia federal explicó que la nueva medida, que rige de inmediato, revisó las normas del llamado permiso de trabajo “Employment Authorization Documents (EAD)”.

Así, los EADs iniciales y sus renovaciones, en general, pueden emitirse “con un período máximo de validez de hasta dos años”.

Los extranjeros en EEUU deben obtener dicho permiso de trabajo antes de emplearse legalmente en el país y esa autorización depende del estatus inmigratorio y otras circunstancias del inmigrante.

Las normas de USCIS en general otorgaban a los EADS una validez de un año con renovaciones anuales para las personas que han obtenido asilo o refugio, aquellas cuyos trámites de deportación están pendientes o suspendidos, y las víctimas de violencia doméstica.

La pandemia y los cambios en regulaciones impuestos por el gobierno del ex presidente Donald Trump (2017-2021) han creado un atraso enorme en los trámites de inmigración, tanto en USCIS como en los tribunales de migración que consideran los casos de deportación.

Según el Consejo Estadounidense de Inmigración (AIC, en inglés) “a pesar de la escasez nacional de trabajadores, las personas que solicitan asilo y con la renovación pendiente de sus permisos de trabajo han perdido o perderán empleos debido a la demora de USCIS en la renovación, que a veces toma once meses o más para ser aprobada”.

En octubre pasado el Departamento de Trabajo informó que había 11 millones de empleos vacantes y “destacados expertos en economía han sostenido por mucho tiempo que la autorización para que los inmigrantes trabajen puede desempeñar un papel crítico para aliviar la escasez de mano de obra”.

En nuestro canal de YouTube MigraUsa News también podrás encontrar noticias y tips:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.